martes, 18 de enero de 2011

Ksawery Knotz: «Dios también está en el sexo»

(Pío García, 17/01/2011)

El fraile polaco defiende el sexo oral y los juegos eróticos, aunque siempre dentro del matrimonio.

Al fraile capuchino Ksawery Knotz (Cracovia, 1965) no le incomoda hablar de sexo. Cuando estudiaba preescolar, su madre le regaló un libro con dibujitos y le explicó, punto por punto, los misterios de la reproducción humana. Nada de semillitas, nada de abejitas libadoras y, sobre todo, nada de tabúes. «Mis padres trataron el sexo de una manera sana», reconoce el padre Knotz. Luego le entró la vocación, se doctoró en Teología Pastoral y se metió capuchino. Cuando comenzó a trabajar como asesor espiritual de matrimonios, percibió el temor con que algunas parejas católicas practicaban el sexo. Lo veían como una cosa pecaminosa, sucia, frustrante. Y entonces decidió publicar un libro ('El sexo como Dios manda') para conciliar el mandato cristiano con la actividad marital. En la ultracatólica Polonia, sus palabras cayeron con el estruendo de un obús, aunque la jerarquía no le pudo poner ni un solo pero: «Los Evangelios no contienen ni por asomo un mensaje antisexual; más bien todo lo contrario».
Tras aquel primer libro, que resultó todo un éxito de ventas, el fraile presenta ahora una segunda parte: 'No le tengas miedo al sexo, así que ama y haz lo que quieras'. El volumen, editado por RJL, se presentó el pasado miércoles en el Centro Riojano de Madrid y, aunque todavía no ha llegado a las librerías, ya está a la venta por internet. En esta ocasión, el texto llega en forma de conversación con el profesor Sylvester Szefer. Y sus palabras pueden crear alboroto en algunos lectores. El fraile, como declaraba al periódico polaco 'Gazeta Wyborcza', anima a convertir el acto sexual en una fiesta: «Yo les digo: tenéis vuestra posición preferida, la lencería, los perfumes que os gustan en el dormitorio, pues entonces... ¡aprovechadlo!».

Sexo oral, sí; vibradores, no
Más aún, el padre Knotz anima incluso a adentrarse por las sendas del sexo oral, aunque solo como juego previo: «¿Cómo puede ser algo inmoral cuando las caricias orales ayudan a la pareja a estar junta de una manera más íntima?». Eso sí, las diversiones laterales tienen ciertos límites, al menos desde el punto de vista católico: «Vibradores o bolas chinas es ya irse demasiado lejos. Vale la pena buscar el placer en la propia relación y no en complementos artificiales».
Al tratado del fraile polaco le han apellidado el 'Kama Sutra' para católicos, aunque al autor no le hace mucha gracia: «Es una cosa de marketing y espero que no desvirtúe la esencia del libro». El padre Knotz no recomienda posturas, pero anima a disfrutar del sexo sin miedo: «Los esposos deben sentirse libres y no dedicarse a sortear prohibiciones. Yo suelo comparar el sexo a un partido de fútbol en el que hay que meter un gol, pero también es importante el estilo de juego».
Eso sí: siempre hay que buscar el gol. Este partido, según Knotz, no se puede jugar sin ariete: ni la masturbación ni los preservativos son admisibles, salvo en circunstancias especiales. Porque el fraile capuchino no es un padre Apeles cualquiera: ejerce su magisterio con el apoyo de la jerarquía y no se desvía de la ortodoxia. Por eso no vacila cuando asegura que el orgasmo «puede ser una experiencia religiosa» y que Dios «también está en la vida sexual».

4 comentarios:

Juan José Montero dijo...

Ksawey Knotz se olvida que queriendo quedar bien con los no creyentes está burlándose groseramente de la sexualidad responsable que desde siempre ha propuesto la iglesia católica.
Ksawey Knotz confunde el "hacerse todo con todos" de san Pablo con un pactar con la moralidad católica. San Pablo no se llevó un dios griego a su casa.
Su actitud es chavacana. Además ha cometido el peor de los errores en su atropello congraciante.Éste es el de haber dado lugar a la peor de las mentiras; y entiendo por ésta, a aquella que busca entremecharse con alguna verdad.
La iglesia no ve a la práctica sexual como pecaminosa en sí misma pero tampoco la trivializa como este "sacerdote".
Hay señores documentos que hablan de este tema.Desde luego, desde un enfoque religioso ya que la sexualidad es inherente al ser humano y es meramente un aspecto dentro de la visión antropológica de la religión.Los documentos que se pueden consultar son por ejemplo: SEXUALIDAD HUMANA: VERDAD Y SIGNIFICADO; también se puede recurrir al catecismo de la iglesia católica y a las conferencias de la Teología del cuerpo de Juan Pablo II entre otros tantos. Gracias por el espacio.

vajofrey dijo...

excellent articles, useful for me. keep writing and happy blogging.

cheap cialis

Anónimo dijo...

Las enseñanzas del padre Ksawery Knotz, no responden a una sexualidad católica, puesto que acepta actos de contra-natura, como el sexo oral, bajo la modalidad de simple estimulación oral, como él lo llama. Estos actos siguen siendo inmorales, y no responden a una concepto claro y puro de la castidad conyugal.
Tengamos pues cuidado que cosas nos llegan de tantos falsos profestas...

Arturo Rosales dijo...

Los actos contra natura son las relaciones sexuales anales... no las orales felatio y cuni linguis.... las primeras están expresamente prohibidas en la Biblia a las otras ni se las menciona.
Si puedo besar a mi esposa(o) en la boca, en la oreja, en el hombro, por que no puedo hacerlo en cualquier parte de su cuerpo?