martes, 24 de agosto de 2010

Vacaciones a cambio de sexo

(Néstor Tazueco, Varsovia, 24/08/2010, Colpisa)

- El cóctel de verano compuesto de vacaciones, sexo y dinero ha desbordado este año todas las cifras habituales en el país.
- Jóvenes polacas buscan en Internet hombres adinerados que les ofrezcan vacaciones de ensueño.


«Coches deportivos, lujos, compras y un tiempo agradable», algunos de los 'atractivos' que ofrecen parte de los clientes de las jóvenes. HOY

Internet se ha visto inundado este verano en Polonia de mensajes de chicas jóvenes que buscan hombres adinerados dispuestos a ofrecerles las vacaciones de sus sueños a cambio de su compañía y mantener sexo con ellos. Un ejemplo es el Oksana: «Tengo 26 años, soy rubia, mido 1.74 cm y peso 56 kilos. Belleza natural, siempre bien vestida, educada y licenciada universitaria». No lo hacen para sobrevivir, sino para disfrutar del satisfacer sus caprichos.
«Trabajo como secretaria en una multinacional, salgo de una relación larga y busco pasar un tiempo agradable, que me cuiden, me mimen y me concedan los caprichos que tenga; no sólo sexo mecánico», remarca la misma chica. Un viaje sin compromiso que debe agradar a las dos partes: «Podemos quedar un fin de semana antes del viaje para conocernos y congeniar. Envío fotos desnuda y número de teléfono», termina ofreciendo.
Al otro lado aparece Marck: «Hombre de negocios de Varsovia, maduro y con dinero, pasará los fines de semana con una joven de 18 años. Coche deportivo, hoteles de lujo, compras y un tiempo agradable. Pido belleza, buena conversación y buenos modales». Es la otra cara de la misma moneda. Un cóctel de verano, vacaciones, dinero y sexo que este año ha desbordado todas las cifras habituales.
Se calcula que alrededor de 100.000 jóvenes, con una media de 24 años de edad, se dedica esporádicamente a la prostitución en el país y que algo menos de 50.000 adolescentes ha vendido su cuerpo en alguna ocasión a cambio de regalos.
Al escribir en Google 'Szukam Sponsora' ('Busco Patrocinador'), aparecen casi un millón de resultados con cientos de agencias que facilitan los encuentros. Sólo en Varsovia se calcula que existen más de 150, que proliferan aprovechando la legalidad de intercambiar sexo por dinero a título personal (la prostitución en burdeles sí está penada). Un fenómeno que hasta goza de cierto reconocimiento social. Para muchas universitarias de condición humilde recién llegadas a la capital desde las zonas rurales su mayor aspiración es conseguir un patrocinador. Incluso sus familias se enorgullecen si lo consiguen, aunque sea a cambio de ser sus amantes y esclavas sexuales.
La prostitución «no profesional» está adquiriendo tal magnitud en Polonia que ya existen diferentes especialidades. Por un lado se encuentra el 'Sponsoring' para hombres maduros adinerados y jóvenes atractivas de clases medias. En esta modalidad, los primeros costean un piso, los estudios y los caprichos de las chicas a cambio de su compañía (también se da a la inversa, pero en menor proporción). Por otro lado, en los centros comerciales de las grandes ciudades, las hijas adolescentes de las clases pobres y familias problemáticas, conocidas como 'Galerianki', pasan horas buscando hombres que les compren un teléfono móvil o ropa de marca a cambio de sexo en los baños o en sus coches.
Un fenómeno que inspiró en 2009 el drama 'Galerianki', película premiada en múltiples festivales (Mejor Película en el Festival Internacional Cinema Jove de Valencia 2010), basada en las confesiones reales de un grupo de jóvenes. Una cinta que conmocionó el país por su veracidad y dureza y supuso la expulsión de su directora, Katarzyna Roslaniec, de la Escuela Cinematográfica en la que estudiaba.

Trabajo y cama
La novedad de este año es el «Busco secretaria para trabajo y sexo». Ofertas reales de empleo en Internet de directivos y hombres de negocios que, además de exigir estudios, idiomas y títulos para ser sus asistentes personales, exigen juventud, belleza y disponibilidad para mantener relaciones sexuales con ellos como parte del trabajo. «Busco asistente y amante en una -reza uno-. Debe ser atractiva, entre 18 y 35 años, capacitada para trabajar de secretaria y dispuesta a mantener encuentros conmigo».
Ante semejante reclamo, una periodista polaca del diario Gazeta Wyborcza decidió contestar haciéndose pasar por una candidata. La propuesta consistía en un contrato de prueba de tres meses, un suelo de entre 5.000 y 7.000 zlotych polacos (1.200 a 1.800 euros, aproximadamente) y tres relaciones sexuales a la semana «en el curso del trabajo para aliviar el estrés», aclaró el empresario durante la conversación.
Al final de la cual, le solicitó su CV e imágenes íntimas para poder evaluar sus posibilidades.

Cantera en los Institutos
El principal problema radica en que la venta de los favores sexuales no está penada, y que la edad legal para mantener relaciones entre un adulto y un menor en Polonia se fija en los 16 años. Por ello, afirman los sociólogos, la prostitución comienza en las escuelas intermedias. En 2008 se estimó que unas 30.000 adolescentes vendían sus cuerpos a cambio de ropa, comida, teléfonos móviles o alcohol -según el rotativo Polska The Times-, una cifra que este año ha aumentado según todos los estudios.
«Sabemos que es un fenómeno en aumento, pero no podemos cifrarlo con exactitud porque ni las jóvenes ni sus acompañantes reconocen lo qué hacen cuando se les interroga», lamenta la policía.
Según una investigación realizada en el año 2004 por tres profesores en tres institutos de diferentes ciudades polacas (Varsovia, Slupsk y Wroclaw) 2 de cada 10 adolescentes entre 17 y 18 años admitió prostituirse o haberlo hecho alguna vez. «¿Por qué si mantengo relaciones sexuales gratuitas con chicos de mi edad no está mal visto, pero si lo hago esporádicamente con hombres maduros, que me gustan más y encima me hacen regalos, sí?», pregunta retóricamente una joven de15 años a un periodista del portal Onet.pl.

3 comentarios:

Anairo dijo...

Y todavía hay gente que no cree que el mundo se está acabando. Basta de esfuerzo, utilicemos el sexo como medio de satisfacer caprichos.

Anónimo dijo...

Vaya y piensas que en españa esto no existe ??

Magdalena dijo...

Anairo, ¿Se supone que el mundo se acabará porque la gente se prostituye? No quería decir esloganes, pero parece que no hay otra opción: prostitución es una profesión tan antigua como el mundo.

Por otro lado, al autor de ese blog:

"Se calcula que alrededor de 100.000 jóvenes, con una media de 24 años de edad, se dedica esporádicamente a la prostitución en el país y que algo menos de 50.000 adolescentes ha vendido su cuerpo en alguna ocasión a cambio de regalos"

Las frases como esa necesitan ser acompañados de una fuente de dicha información. Es poco profesional citar estadísticas sin informarnos sobre sus fuentes.

Finalmente, me alegro que intentas despertar mayor interés en países como Polonia. Sin embargo, me parece que creas una imagen algo falsa. Soy una polaca que vive en España, trabajo como investigadora en la universidad, y no me agrada que se propague este tipo de imagen entre la gente. Personalmente, a mi no me interesan nada hombres con coches, casas, etc. Sé ganar mi vida.
Por otro lado, creo que los personajes más tristes en esta historia son propios hombres que buscan sexo por dinero, además con menos de edad que muchas veces no tienen conciencia de lo que significa este "intercambio". Estos hombres sí que me dan asco.

saludos